Una base sobre la que construir

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una base sobre la que construir

Mensaje por jamadrid el Miér 17 Mayo 2017, 10:55

Con la figura de Marcelino García Toral marcando ya el futuro más próximo del Valencia Club de Fútbol, éste es un buen momento para repasar el legado que deja Voro González como entrenador. Cierto es que el equipo che no despegó, no rompió a jugar y tampoco se mostró excesivamente regular, pero sí logró acabar con muchos de los vicios que había adquirido a nivel táctico y comenzó a generar soluciones de calidad que, quizás, pueden tener una continuidad.

Como equipo, el Valencia ha mejorado. Individualmente, también.

– La figura del 9. Aunque por momentos Rodrigo fue de lo mejor del Valencia, sobre todo moviéndose para Nani y Munir/Mina, al conjunto che le faltaba una referencia arriba sobre la que, sobre todo, por girar en ataque. Simone Zaza ha sido esto… Y también bastante más. A partir de su gran trabajo con los centrales, de su capacidad en el juego directo y, al final, también de su presencia en zona de remate (6 goles), el punta italiano ha sido crucial para facilitar ciertos procesos que al Valencia de Cesare Prandelli se le atragantaban. Además, para completar su buen aterrizaje, en los últimos duelos Zaza ha dejado la semilla de lo que también puede ser su futuro por delante de Rodrigo Moreno en un 4-4-2.

– Soler para Dani Parejo. Una de las primeras decisiones como técnico de Prandelli fue la de adelantar a Dani Parejo hasta la mediapunta. El italiano buscaba reactivar así el maltrecho juego interior del Valencia, que sin André Gomes se había quedado a cero, provocando que todas las secuencias de pases fueran muy previsibles y demasiado horizontales. Pero esto, claro, tenía una obvia contraindicación: perder a Parejo en salida. Para solucionar lo imposible, que venía a ser clonar a Dani Parejo, Voro subió del filial a un Carlos Soler que desde el primer instante demostró una interpretación del juego fascinante para su edad. Por delante de línea de balón, pero también ayudando en los primeros pases, el canterano significó una línea de pase súper constante para Dani. Así el Valencia fue cada vez más de Parejo, así el Valencia fue cada vez mejor. Y encima, ganó a un gran talento por el camino.

– El centro del área. Durante demasiados meses, hacerle un gol al Valencia fue una cuestión de tiempo. Si se necesitaba poco para llegar, se necesitaba todavía menos para transformar dichas ocasiones en tantos. El punto de penalti era un oasis para los rivales, que siempre encontraban la manera y el espacio para marcar la diferencia. Sobre todo tras centro lateral. Sin embargo, cuando Voro normalizó la situación y el equipo se tranquilizó, Garay y Mangala se convirtieron en un argumento competitivo para, al menos, sobrevivir. Lo vimos en el Bernabéu, pero ha sido la tónica habitual en los últimos dos meses: el argentino y el francés convirtieron la duda en certeza. De ahí que en cuatro de los últimos diez partidos Alves consiguiera quedar imbatido.

– La banda de Montoya. Los costados han sido el principal problema que ha encontrado el Valencia esta temporada de cara a juntarse sobre el campo. El poco retorno de los extremos, la ausencia de un mediocentro, los problemas de los centrales, las pocas ayudas de los dos interiores… Todo revertía en que los laterales, todos de un perfil -muy- ofensivo, destacasen más por sus defectos que por sus obvias virtudes. Quizás por esto Voro decidió apostar desde el principio por Montoya en vez de por Cancelo, ya que el español, sin ser tampoco un especialista, es más sólido que el portugués. Y el movimiento no pudo dar mejor resultado. Además de por el plano defensivo, reforzado por el colectivo, Martín Montoya ha brillado en ataque haciendo suya toda la banda. Ya fuera porque delante estaban futbolistas con juego interior (Orellana o Soler) o por puntas (Munir), ese espacio quedaba libre para que así Montoya llegara, tocara y gustara.

¿Cómo encaja esto con el 4-4-2 de Marcelino García Toral?

Aunque en las próximas semanas hablaremos de ello, todavía es pronto para valorar cómo encaja todo esto con Marcelino García Toral. Tienen que llegar varios futbolistas, reforzarse ciertas líneas, escuchar lo que tiene que decir Marcelino acerca de su idea… Pero más allá de esto y a pesar de lo complicado que ha sido el año en todos los sentidos posibles, el Valencia cierra el curso con ciertas noticias que albergan potencial. Quien sabe si en el futuro se mirará al final de este curso y se dirá con contundencia: “allí empezó todo”.

Fuente: Ecosdelbalón
avatar
jamadrid

♠


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.