El presidente y el representante legal del Barça tendrán que declarar por un presunto delito fiscal en 2014, en el que Hacienda calcula un fraude de 2,8 millones en pagos a Neymar